con-garbanzos-bn
Cuando yo nací mi madre, no estaba en casa.

Siempre me contaron que me encontró el tío Nicasio y que me trajo a casa escondida en el serón, entre las cebollas…

La tía Nicasia, su mujer, me arropó en su mandil y allí me tuvo hasta que mi madre vino para recogerme.
Creo que pasó mucho tiempo antes de que viniera. La tía Nicasia, siempre me contaba todas las cosas que hizo conmigo en el mandil, mientras esperaba…

Cada vez que yo veía a los hombres regresando del campo con gavillas de garbanzos, con sacos de trigo o con serones llenos de cebollas, corría tras ellos esperando encontrar algún otro niño.
Quería ver a qué casa lo llevaban y si su madre estaría o no.

A los pocos años, ya sabía que esto no fue verdad.

Pero nunca pude, ni aún ahora, contestarme al porqué,  mi madre no estaba en casa.