hayedook

La persona que amo es como los hayedos,
llena el viento de algo bello que se mece por el aire
poniendo sonido y color.

Es como el mar, lleva y trae música entre sus manos.

Es como las cínias del jardín,
ellas solas bastarían para llenarlo todo.

Es como los trigales de mi tierra,
reflejan la luz del amanecer y la guardan
para repartirla en los atardeceres.

Es la calma del río y la fuerza del fuego.

Es como los dulces árabes:
pequeños, delicados, fragantes, exquisitos.

Es mi refugio, mi descanso.
Sin que se note, llena mi existir de algo mágico y poderoso.

¿Podría no estar enamorada?