Esta vieja barcaza, que conserva solo su robusto esqueleto, transportó durante años, sal hasta los secaderos de Santa Pola. Ahora ha cambiado de oficio y es nido de pajarillos.

Scan60002