astillo

Como siempre, regresé al castillo.
Entré en una de sus salas y allí, protegida por sus poderosas paredes, me dispuse a descansar.
Dejé sobre el suelo la armadura, la espada y el escudo.
Venía de muchos años de lucha, durante los cuales tuve que enfrentarme a multitud de batallas.
Sentía, que poco a poco me había ido endureciendo. No sólo mi armadura era fuerte y aguantaba duros envites, sino que todo mi ser, se había ido haciendo insensible y rígido, pues cada lucha mantenida había alejado de mi corazón cualquier cosa que pudiera debilitarle o hacer que se tambaleara.
Me había convertido en una poderosa guerrera, pocas luchas me amedrentaban. Me enfrentaba a ellas con decisión y coraje, sin retroceder.
Mucha gente admiraba mi valentía y aunque eso no suponía para mí ningún orgullo, me reafirmaba que estaba haciendo lo correcto y que lo hacía de la forma más eficaz.
Así era mi vida de guerrera. Transcurría sin dejar que nada me pusiera de rodillas, sino que caminaba erguida hacia las dificultades, por duras que fuesen o por mucho que pesara sobre mis hombros doloridos la rígida armadura con la que me cubría.

Ahora, estaba en mi castillo, podía bajar la guardia y descansar.
La armadura, el escudo y la pesada lanza que siempre llevaba en la mano, estaban tirados por el suelo, como inútiles trozos de metal.

Dormí durante muchas horas, abandonada al sueño reparador.
Cuando desperté, quise incorporarme. Pero sentí todos los miembros debilitados y sin suficiente fuerza. Me quedé, despierta y tendida sobre el lecho. La luz de las ventanas entraba suavemente y el silencio lo llenaba todo.

Oscureció y volvió a amanecer numerosas veces, y yo, permanecía tendida sin hacer nada.
Cuando por fin me incorporé, me sentía diferente: el cuerpo ya no me pesaba, era ligero, liviano.

Miré por la ventana y tuve la sensación de ver por primera vez las cosas. Las reconocía, pero ya no eran como antes, algo las había cambiado. Incluso yo no era como antes, me sentía diferente…llevaba tantos años vestida para la lucha, que desnuda, casi no me reconocía. Se me había olvidado cómo era antes de este tiempo…

Recogí las distintas partes de la armadura para írmelas poniendo, pero ahora las sentía tan toscas y pesadas que fui incapaz de colocármelas. Era cómo si nunca hubieran sido mías, como si fuese extraño que las hubiera podido usar y hacer de ellas mi modo de vida. Cogí la lanza, pero la sentía demasiado grande y casi no podía con ella. Lo mismo sucedió con el escudo; era tan pesado que casi no podía levantarlo. Tuve la impresión de que eran más grandes que todo mi cuerpo y las dejé sobre el suelo.

Pero no tenía nada más. No tenía nada más para cubrirse y salir de nuevo a la vida que me esperaba. Solo la armadura, el escudo, la lanza…solo eso. ¿Con qué me cubriría ahora? ¿Con qué me defendería en la lucha? ¿Cómo vencería en las batallas? ¿Qué sería de mí sin que la armadura me protegiera?. El temor por este pensamiento, fue acallado por un nuevo sentir y razonar que se fue abriendo paso en mí, cada vez con más firmeza y claridad: caminaría sin nada. De nada cubriría mi cuerpo, con nada pelearía ni me protegería. ¡pondría fin al tiempo de batalla!.
El temor seguía en mí, pero la decisión brotaba de mi corazón con tanta fuerza y claridad, que ni un paso atrás me permitiría, sólo este compromiso de vida que se había implantado claramente en mi alma.
Salí a la calle y comenzar a caminar: iba desnuda. Nada cubría mi cuerpo.
Sentí el viento sobre la piel. La hierba seca, se me clavaba en los pies al pisarla y andar. En las piernas, me arañaban los matojos, pero seguí caminando…

No sabía qué me esperaba, con qué me encontraría, qué sería de mi o cómo sería mi existir. Pero algo poderoso me empuja a seguir y lo hice sin resistencia.

Caminé alejándome del castillo durante días y más días. Poco a poco, a medida que me alejaba, iba retomando mi ser. Me sentía bien, ligera, tranquila, llena de fuerzas. Aún con temor, pero decidida. Miles de sensaciones se debatían dentro de mí.

En cada día que pasaba, me reafirmaba en mi compromiso: caminar así, sin que nada me protegiese, desnuda ante la vida. Desprovista de todo, sin armas ni escudos. Con las manos abiertas. Sin más defensa, que mi propia piel.
Caminaría sin detenerme ni retroceder, aunque el camino fuera difícil y mil veces cayera o fuese vencida.
El tiempo pasaba, mi caminar no se detenía y cada vez me alejaba más de todo lo que había sido y me adentraba con firmeza en esta nueva vida.
Algo sutil y cálido me arropaba por encima de modo poderoso. Nunca antes había sentido así mi propia fuerza y energía.
Pensé que todo estaba bien, que todo encajaba. Miré por última vez hacia atrás, fue solo un instante, y seguí caminando.

(Esta experiencia es el porqué, comencé la vida de nuevo).