gaviotas
El corazón nunca está en tierra. Le llama el aire.
Su libertad, le lleva constantemente a volar.
No le llaméis, ni intentéis que se detenga.
No podréis atarle a lo simple.
No le detengáis, sabe que también es gaviota.