(Foto de Míriam  Rivas)

Somos responsables de lo que emitimos hacia los demás y hacia nosotros mismos.

Lo que emitimos al pensar, al hablar, al mirar y al relacionarnos, también.

Somos responsables de lo que ponemos en nosotros y a nuestro alrededor,porque todo fluye,

todo se alimenta de la energía que nos rodea. Y lo que hay, es la mezcla del total de lo que ponemos.

Tenerlo en cuenta es el compromiso de todos los que  caminamos.