Para vibrar

La vida que nos rodea es nuestra gran maestra.

Nos toca el corazón, nos zarandea, nos lleva a espacios por descubrir.

Nos muestra la sabiduría del modo más claro: viviendo.