manuel2

Regresé y le llevé buñuelos de crema.

La sonrisa, es una antorcha muy poderosa: llovía, pero la suya, iluminó todo el valle.

Hay gestos simples, que siempre hacen sonreír al alma.