Miro con los ojos del alma abiertos de par en par:
Sin prisa, sin temor a la luz.
Sólo mirar, sentir…Dejando que lo que haya, llegue hasta el fondo, libre.
Es la única forma.
Si  osamos permitírnoslo: ¡El milagro, se produce!